2.5.11

El asesinato de Bin Laden

Esta mañana, al ir a trabajar, he escuchado la noticia de cómo el ejército de Estados Unidos ha matado al terrorista Bin Laden. Me ha sorprendido, no por lo improbable sino porque hacía tiempo que no oía hablar de este personaje y porque, lógicamente, es un hecho muy importante. Pero luego he podido escuchar lo que acontecía en EE.UU. y la manera en la que hablaban de todo esto y me he quedado de piedra.

Osama Bin Laden era líder de la organización terrorista más importante del mundo, siempre y cuando sea realmente una organización como tal y no una suma de muchas que no tienen tanta coordinación entre sí como pueda parecer. Aún así no dudo de la importancia de su figura como estandarte de esos grupos ni de lo que sus arcas puedan financiar a  los mismos.

Mi reacción al escuchar los gritos de júbilo de los estadounidenses que se estaban manifestando ha sido, a pesar de todo lo dicho, de tristeza. Y no por el hecho en sí mismo de que le hayan matado pero sí por cómo miles de personas celebran tal asesinato. Bin Laden ha causado mucho daño a mucha gente, no cabe duda, pero no puedo llegar a entender que en este mundo un asesinato, la muerte de alguien, pueda provocar tanta alegría. Es escalofriante. 

No hay comentarios: