13.4.11

A LA VISTA

A LA VISTA

La mano que sujeta el arma
no es siempre la que dispara.
En los pozos profundos de las bocas
habita el dinero y sus larvas.

Se encienden luces de neón
In            ter          mi           ten         tes
en las autopistas
que impiden seguir el rastro
que han dejado sus babas
y no llegamos a atrapar nunca
a quien firma las órdenes,
aunque sepamos dónde paran,
aunque no se escondan.

Aún así, piensa:
peor sería separar
nuestro aliento
de sus pulcras nucas.
De
                sus
                               sucias
conciencias.

OSKAR MARCOS. Poema inédito.

No hay comentarios: