16.2.11

La mano sola


La fragilidad del latido
en un instante
en ese último instante
tan efímero
condensado a la mínima expresión
y aún así
el más inmenso.

El suspiro en el que la mano
no acierta a sostener
el tenue hilo
que la ata a la otra mano
aún caliente y viva
y para siempre sola.

La mano viuda.
La mano huérfana.
La mano sola.


OSKAR MARCOS. Poema inédito

No hay comentarios: