30.12.10

Torturadores

Cuatro guardias civiles han sido condenados a penas entre cuatro años y medio de cárcel a dos años de localización permanente por torturar a dos terroristas. Además de esto estos cuatro torturadores serán inhabilitados profesionalmente durante 16 años uno de ellos y durante 8 los otros tres.

Es un hecho que me hace pensar en algunas cuestiones. Por ejemplo, que sale muy barato ser funcionario del Estado, representante del mismo por lo tanto, y dedicarse a ajusticiar por sus santos cojones como le venga en gana a uno aunque se haga de forma delictiva y/o propia de sistemas totalitarios. No puede ser que una persona con las responsabilidades que tiene un guardia civil, con lo que supone estar al servicio de la ciudadanía, pueda ser condenado de forma tan tibia cuando el delito cometido ha sido tirar por tierra todo lo que su uniforme debería representar. Cuatro años y medio de cárcel no me parece un castigo suficiente pero lo que me parece más grave aún es que en unos cuantos años esta gentuza pueda recuperar su puesto de trabajo cuando ha sido precisamente ese puesto de trabajo el que les ha proporcionado la oportunidad de cometer el delito. El propio Director de la Guardia Civil debería negarse a readmitir a estos sujetos.

Por otro lado queda en evidencia la Guardia Civil en sí misma. No debe ser esta sentencia un motivo de demonización de este cuerpo pero, sin duda alguna, deberian intensificarse los controles para que este tipo de cosas no vuelvan a suceder y que, si suceden, se aplique la ley, el código penal o lo que sea menester. Esta sentencia debería tener una inmediata reacción en este sentido.

1 comentario:

Rayo dijo...

Torturas ha habido siempre, en un país que ha ratificado la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Nunca se han admitido y menos juzgado. Me parece algo inédito, una buena noticia. Por algo se empieza...