3.10.10

Sombras chinescas

Solo era una sombra

el movimiento de mis manos

a contraluz sobre la pared blanca.

Una ilusión creada

a partir de una realidad

mucho más simple,

más decepcionante.

Pero mientras mirabas

el perro la paloma el dragón

sonreías como si fuera real,

y eso me bastaba.


OSKAR MARCOS. Poema inédito

No hay comentarios: