11.6.09

¿A Europa? Sí, mire, al fondo a la derecha.

No ilusiona la izquierda. ¿Existe la izquierda? Quiero creer que sí. Aunque eso no signifique que sepa dónde está. Si lo supiera quizás hubiera votado el pasado domingo. Buscarla la busco siempre, pero los medios habituales parece que no lo ponen fácil. Ahí ya no suena nada  de eso. Solamente veo dos partidos políticos y ninguno lo identifico con lo que busco. “¿Dónde están mis amigos?” se preguntaba Extremoduro. Eso mismo me pregunto yo que no encuentro los que vayan a contar lo que yo pienso allí en las Europas. Pero, o todo el mundo piensa distinto a mí, que no lo pondré en duda a estas alturas, o nadie encuentra nada. Nada al lado humano de la política me refiero. Al otro lado, allí donde están las nosecuántas horas semanales de trabajo, la expulsión sin remilgos del inmigrante o las fiestas privadas llenas de botox y menores, hay mucho, tienen de todo.

Ni la socialdemocracia aguanta el tirón. Europa, como todo, también es y será de los bancos. Los del dinero y los que otros necesitan para sentarse los lunes al sol. Qué poca vergüenza se necesita para menear el mundo al tun tun y cuánta fuerza para ponerlo en su sitio.

Al fondo a la derecha, sí, en el mismo lugar donde usted caga.

No hay comentarios: