30.6.09

Aquí, lejos.

Siempre existe una balanza, más tarde o más temprano se va inclinando descaradamente hacia algún lado. Nosotros colocamos pesos sobre ambos de manera casi inconsciente. O, mejor dicho, siendo muy conscientes de la forma del peso pero no de su valor y aún menos de dónde lo hacemos.

Sucede, en ocasiones, que vemos con total nitidez lo que sucede, qué extremo ganará y, a veces, puede ser tarde para cambiarlo. Pero no siempre. Ese es el preciso momento en el que deberíamos tomar las riendas. Elegir.

Elegir es difícil. Sobre todo si uno sabe de la importancia de la elección. Pero debes hacerlo. Hay que hacerlo. De lo contrario,caerás a lo más profundo de un lugar que puede no ser el que deseas.

Tu mano.

1 comentario:

Arruillo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Oskar, es de suma importancia la elección, debe ser medida y controlada por y para uno mismo, de lo contrario siempre nos quedaremos con la oportunidad perdida por no haberlo hecho.
Un saludo