9.3.09

Las cosas que se quieren decir

No tienen porqué ir de la mano de las que se piensan y mucho menos de las que se deberían decir. Pero muchas veces se dice lo que se quiere decir.

Se quiere decir que la única salida que le queda al PSE es pactar con el PP algo más que la investidura pero, en realidad, cabe pensar que eso sea un trámite y al final gobiernen en solitario pactando cada ley o propuesta parlamentaria con ese y/o cualquier otro partido.

Se quiere decir que no es lógico que gobierne un partido que no ha ganado pero se podría decir, seguido de eso, algo así como “al igual que hace el PNV en Álava y Gipuzkoa”.

Se quiere decir que si alguien pacta con el PP una investidura no le deberá nada y no tienen que haber contraprestaciones pero, en el fondo, quien lo dice tiene miedo de que no sea tan sencillo y al final la viabilidad de esa investidura esté sujeta a un alto precio político y, sobre todo, social.

Se quiere decir que Madrazo puede ser un santo que ha tenido mala suerte pero algunos seguro que piensan que el camino no ha sido el correcto y que se están pagando errores.

Se quiere decir que Patxi López asegura el cambio que necesita Euskadi pero la realidad es que sus intenciones pueden no ir más allá de ser el primer lehendakari no nacionalista y, quizás, carezca de un programa de cambio sustancial.

Se quiere decir que Ibarretxe es el mejor gestor posible para un país en crisis pero nadie, en su fuero interno, sabe si uno u otro candidato tienen los medios suficientes para sacar al pueblo de esta situación cada vez más preocupante.

Se quiere decir que la democracia es un buen sistema pero, siendo sinceros, el mundo está de puta pena. El democrático y el/los otro/s.

No hay comentarios: