9.12.08

Blanco, negro y gris.

Este cachito de tierra está repleto de paradojas que incesantemente conviven en el tiempo y en el espacio.

Hace pocos días unos desalmados se encargaron de poner de manifiesto su particular complejo de dioses capaces de regular el devenir de una sociedad que no cree en ellos. Como un martillo de Thor, estos iluminados creen llevar en sus manos el poder absoluto y lo que es peor, la legitimidad para ostentarlo y hacer uso de él. Toda libertad ha de quedar supeditada a sus anhelos que, sin duda alguna y aunque el pueblo no lo sepa, son los mejores para el pueblo. No son los primeros ni serán los últimos y seguramente comparten con demasiados la filosofía de “todo para el pueblo pero sin el pueblo” que, como no puede ser de otra manera, lleva intrínseca la finalidad última de no hacer nada para el pueblo sino para sí mismos.

Esta privación de libertad se solapa en el tiempo con la Feria del libro y el disco vasco de Durango. Es decir, la eterna paradoja. A la vez que por un lado se ahorcan voces, saltan otras lenguas a hablar, a decir lo que quieran decir, a cantar. En un mismo espacio conviven distintas maneras de expresar, de lanzarse al mundo; también hay lugar para quienes estrechan las manos a los que derraman la sangre. Incluso ellos son escuchados, sí, también ellos que pretender coser las lenguas.

Nuestro país tiene estas cosas.

5 comentarios:

Pablo dijo...

Feliz martes Oskar. Porque hay tres menos sueltos.

Leithient dijo...

Todos los cachitos de tierra están repletos de paradojas. La vida, en sí, lo está. Sé que disfrutarás de la feria del libro. ;)

Iñigo dijo...

Aupa Oskar.
En este mundo en el que afortunadamente nos ha tocado vivir, sabemos (o al menos lo intentamos) discernir entre el mal y el bien, entre la fantasía y la realidad. Todo ello se debe a que vivimos en un país donde las medias-libertades existen. Nuestros padres y hermanos mayores (de los que ya peinamos canas) en su juventud no tuvieron tanta suerte y la única manera que tenían de defender la libertad era en la oscura clandestinidad. Fueron unos tiempos en los que la sombra del generalísimo era demasiado alargada y la mano represora y egoísta de sus confidentes, que haciendo el mal alimentaban su cómodo e inseguro bienestar llegaban a todos los rincones. Si tengo la enorme fortuna, cosa que dudo, de que alguien lea estos pensamientos (que creo que también los publicaré en mi ganbara) entenderá que si digo, que en aquellos tristes, grises y represaliados años la figura de ETA podría haber sido necesaria, en esta época de semilibertades no lo es en absoluto. Digo esto, porque creo que siempre habrá alguien que no sea capaz de separar política de cultura, ya que los principios de esta gente (si es que los tienen, cosa que dejé de dudar hace ya un tiempo) han pasado a ser meramente políticos. Un pueblo formado y culto es mucho más difícil de doblegar a las armas y a la sinrazón de unos personajes anclados en el pasado. Por suerte, somos ya una inmensa mayoría los afortunados que hemos sido capaces de progresar en nuestros pensamientos.
Oskar, perdona por el panfleto.
Paz, salud y libertad!

Iñigo dijo...

Aupa Oskar.
He escrito una entrada ampliada sobre el comentario anterior en mi blog http://ganbara-palomero.blogspot.com/2008/12/por-una-nueva-constitucin.html. Si no ves apropiado que pegue esto aquí entendería que lo quites, pero creo que puede ser interesante que esté al alcance de mas lectores.

Oskar dijo...

Sí, lo he leído además. Por supuesto que tu comentario es apropiado, no te preocupes.