26.11.08

Fugas en Ezker Batua

Se veía venir y es normal. 28 militantes de Ezker Batua han decidido dejar el partido. A mí la verdad es que no me extraña nada. Pertenecen a Encuentro Plural Alternativo, una corriente no afín a la dirección actual liderada por Javier Madrazo. Son los que en la última asamblea unieron sus fuerzas a otra corriente, Batzen, proponiendo un candidato alternativo, Oskar Matute, a la coordinación general.

De todos es sabido que no consiguieron ni de lejos relevar en el cargo al actual consejero de vivienda, fue una arriesgada apuesta que no salió bien y con la que muchos hubiéramos quedado más contentos.

Ezker Batua ha sido una interesante iniciativa que promovía la construcción de Euskadi lejos de los bloques identitarios apostando más por la cohesión de diferentes sensibilidades. Y digo "ha sido" porque ya no tengo claro que lo sea. Hoy en día mi visión de este partido es que está mucho más cerca del nacionalismo vasco de lo que en principio deberían y, sobre todo, demasiado cerca del PNV. Se ha convertido en una especia de comparsa de los jeltzales.

Para mí es claro que su presencia en el Gobierno Vasco ha servido, ha hecho que se lleven a cabo algunos proyectos sociales que quizás sin ellos en el gobierno no hubieran sido. La cantidad de vivienda protegida que se ha hecho en nuestra comunidad autónoma está por encima de lo que se realiza en el resto de España y eso es siempre bienvenido. Pero hoy por hoy su presencia se queda en eso.

Es difícil entender por qué siguen formando parte de un gobierno en el que quien manda es un partido rancio, de derechas, a veces con tintes xenófobos según el dirigente, que sólo habla de consultar al pueblo para lo que les interesa, etc. mientras en su programa electoral, el de EB me refiero, defienden otro tipo de causas.

Por la misma razón era difícil entender que nadie se atreviera a dejar EB tras lo sucedido en su última asamblea y, sobre todo, teniendo en cuenta que nada parece que vaya a cambiar en las maneras de Madrazo.

Ezker Batua generó mucha ilusión en un electorado cansado de lo de siempre y de los de siempre pero ahora parece que este electorado se ha cansado también de ellos. Y si no veremos en Marzo.

21.11.08

Izquierda Unid...ejem

Mucho se ha hablado sobre la asamblea de Izquierda Unida en la que, después de horas y horas de debate (supongo) y de pasillismo (seguro), no se ha logrado consensuar (ni se logrará) un relevo para Gaspar Llamazares.

Desde muchos ámbitos cercanos al partido en cuestión se intenta limpiar la imagen de desunión que se ha transmitido pero la verdad es que no hay manera de hacerlo. IU es un partido que está pudriéndose en sus entrañas por lo de siempre: la lucha de poder. La sensación que da es que se batalla más vehementemente dentro que fuera, entre compañeros que contra opositores. Quizás la palabra compañero esté perdiendo su sentido en la coalición.

Ya no son sólo los medios de comunicación los que tienden a usar a este partido como bufón de la corte, más concretamente como bufón de Las Cortes, sino que ellos mismos tienden a autoparodiarse. A veces no parece un partido serio, y puede sonar duro pero a mí es lo que me hacen ver en más de una ocasión.

Y la última es el regalito que han debido hacer en la Asamblea, una chorrada como un piano, nunca mejor dicho, que dice mucho de lo que está empezando a ser IU. Una cajita de música con la cara de Dolores Ibarruri en la que suena, al girar la manivela, la Internacional. A mí me parece perfecto que se hagan regalitos de mejor o peor gusto; eso siempre pasa, pero cuando vi unas imágenes en las que un señor empezaba a jugar con el cacharrito en el atril de las ponencias y cómo el resto de la gente miraba con cara de, por qué no decirlo, atontadetes, como si de un objeto llegado del espacio sideral se tratase, no me lo podía creer. Pero aún hay más. De repente unos pocos empiezan a levantar tímidamente el puño, la gente se empieza a mirar entre sí como diciendo: sí, claro que sí, esto es la alternativa, todos a una. Los que levantan el puño ya son multitud mientras el sonido cutre salchichero de la cajita sigue sonando y sigue siendo la base musical y ya el acabóse, la gente empieza a cantar. La fiesta padre.

Esa imagen vale más que mil palabras y dice mucho de cómo está el temita. IU es necesaria, la izquierda es necesaria. Lo que no es necesario es un partido que no sirva más que para dar risa. Que se pongan las pilas.

14.11.08

Euskadi Vs. Euskal Herria

¿Os acordáis de esto y esto? Por tercer año consecutivo en este blog hay una entrada al respecto del tradicional partido de la selección de esta tierra (es que ya no sé con qué nombre he de definirla).

Volvemos a la carga con el temita del nombre, los jugadores andan de órdago a la grande y todo se revuelve como de costumbre; el deporte vuelve a quedarse al margen, y la fiesta y todo eso tan chulo que era antes este partidito.

A mí todo esto ya me hace una risa que no veas, es tan cutre. Entre todos esos jugadores firmantes hay de todo: cobardes, hipócritas, ignorantes, comprometidos con su causa, etc. Algunos que actúan por voluntad propia e ideales y otros que no actúan por miedo. Algunos que actúan sin saber nada de nada y otros que sabiendo mucho no hacen nada. Hay de todo en esta gente. Y es de risa todo.

6.11.08

El cambio

Me parece muy curiosa la intensidad con la que una gran parte del mundo ha seguido las elecciones de Estados Unidos. Es difícil pensar que en estos últimos meses nadie haya oído y dicho nada sobre este tema, sobre los candidatos en liza y, sobre todo, sobre la posibilidad de que las cosas cambien a raíz de los resultados.

Personas que no se interesan lo más mínimo en los procesos electorales de su propio país han puesto los cinco sentidos en el del gigante americano. Los medios de comunicación nos han bombardeado con imágenes, opiniones y chascarrillos relacionados con aquello. Han cubierto la campaña como si fuera la de nuestra casa, como si nosotros mismos hubiéramos tenido derecho a votar. Sobre esto último añado que además no es raro escuchar que deberíamos tenerlo, que al fin y a la postre, lo que allí sucede, llega rebotado a cada esquina del mundo.

Estoy de acuerdo en que la política estadounidense influye más que ninguna otra en el devenir del resto del mundo, sin duda la economía mundial se cuece en Wall Street en gran medida y es lógico que nos interesemos por lo que sucede al otro lado del charco. Pero creo que el error mayor, o lo más absurdo, ha sido y es ese halo de esperanza con el que se ha pretendido y pretendemos envolver al futuro inquilino de la Casa Blanca.

Desde que todo empezó Barack Obama ha supuesto para Europa, esa más que discutible garante de los derechos sociales, el cambio que los yanquis necesitaban para parecerse un poco a nosotros. Y es que parecerse a nosotros debe ser la releche por lo visto. Pero Barack Obama es un político del Partido Demócrata, es decir, de uno de los dos partidos que sustentan todo el tinglado.

El Partido Demócrata no es un partido socialista, ni de izquierdas, ni nada que se le acerque a esto; han querido, interesadamente supongo, convencernos de lo contrario. En Estados Unidos se cambia de presidente y puede cambiar el partido al que represente pero por mucho cambio que griten la realidad es que estamos hablando de ideas demasiado similares y con unas bases muy sólidas a las que no van a renunciar nunca.

Ha ganado un candidato que no ha dicho apenas nada sobre sus intenciones a partir del momento en que llegue al poder en efecto. No conocemos sus planes económicos y sin embargo hemos escuchado que todo va a cambiar. Y no es así. El sistema capitalista ha fracasado, es algo que hemos podido ver y leer con nuestros ojos, la supuesta autorregulación del libre mercado no ha sucedido, se ha demostrado que la intervención de los gobiernos es clave para que no se vaya todo al garete, y sin embargo, no parece que el sistema establecido le chirríe a Obama.

Sí, es el primer presidente negro de la Historia de los EE.UU. Sí, ya nos quitamos Bush de en medio. Claro que éstas y más cosas son pasos adelante y positivos. ¡Qué bien!

Y qué bien también que sea favorable a la pena de muerte, que no haya dicho ni una sola palabra sobre Cuba, que no tenga intención de quitarles las armas a sus vecinos, que no vaya a renunciar a seguir poniendo la bota militar sobre la cabeza del perdedor crónico y que, al fin y al cabo, vaya a ser sólo un títere más en manos de las grandes empresas, de los intereses económicos y de los verdaderos dueños del mundo: los dueños del capital.

No, en lo esencial, nada va a cambiar.