27.5.08

Cuestión biológica

Se cubren de gloria cada vez que hablan. No sólo visten canas en su cabeza. Tienen canas en cada poro de su piel y, sobre todo, en cada neurona de su cerebro.

Recuerdo la serie infantil “Erasé una vez la vida”. Todos los glóbulos rojos, blancos, las plaquetas, todo tenía vida propia. Eran personajes. Me imagino el organismo de estos cardenales y cada uno de esos dibujos animados lo imagino con cachava, la baba colgando y añorando tiempos que hace años se fueron. Creo ver algún anticuerpo con el brazo en alto, hablando en latín y de espaldas al pueblo. Así deben ser en cada milímetro de su ser estos supuestos seguidores de Jesucristo.

Dice Rouco Varela que “el matrimonio homosexual es una rebelión del hombre contra sus límites biológicos”. Claro, los límites biológicos del ser humano se ven totalmente sobrepasados porque dos personas del mismo sexo se quieran y quieran compartir su vida al igual que lo hacen las parejas heterosexuales. Pero no sobrepasan tales límites los hombres que en su vida renuncian del todo a algo tan básico, biológicamente hablando, como son las relaciones sexuales.

La Iglesia está salpicada de estupideces día sí y día también y parece que no bajará nadie de los cielos para cerrarles la bocaza.

2 comentarios:

.NaiD. dijo...

Que gran verdad!
Si es que son la polla. Y me gusta mucho más cuando se escandalizan porque tal o cual cura es homosexual, no deberían escandalizarse también de que sean heterosexuales? Por qué en relidad ellos aman a Dios, y cual es su sexo?
En fin, cuanta tonteria...

CINTIA dijo...

Sin palabras: tanto las tuyas como las de "Naid" me representan totalmente. Ojala que mañana tengamos una Iglesia como nos merecemos, sin hipocresias ni dobleces.