11.2.08

Sí, claro que existe.

Existe en demasiados lavabos los fines de semana. En el asfalto oscuro a diario. En muchos cómodos sillones. En las manos a las que van a parar los hilos que nos tiran del cogote. En fajos de billetes que suman nuestro escaso valor. En cientos de daños colaterales por segundo. En tus manos demasiadas veces vacías. En el eco de tu lucha tan muda para algunos. En la dictadora televisión. En la sangre de la palabra pisada. En la mentira que nos sacude a cada paso. En tantos corazones convertidos en piedra. En el insulto constante a nuestra dignidad. En tu pensión con hábito de limosna. En la alta voracidad. En el insignificante espacio de la independencia intelectual. En el centro comercial. En el sur. En el norte. En el sudor de quienes aún mantienen la esperanza de la huida. En el reflejo incandescente de tu mirada cansada. En lágrimas que siguen gritando a la nada. En todas las piedras de todos los caminos alternativos. En la fosa común siempre abierta para el diferente, para lo diferente. En la tierra que están arrojando sobre tu esperanza.

Y en su propia casa Benedicto, también en su propia casa.

Sin duda alguna usted tiene razón, pero está cerca, está aquí, y algunos como usted se empeñan en echar más leña al fuego.

1 comentario:

ENE dijo...

ten cuidado con lo que dices xk sino... IRAS AL INFIERNO!!!! ;)

Hay comentarios en esta vida q yo prefiero tomarmelos con humor xk sino estaria deseperada de oir tanta tonteria!!!