26.2.08

Igual que ayer

Se anuncia un debate con semanas de antelación. Se hacen mil y una exigencias por parte de los dos partidos que han tenido la posibilidad de participar del mismo. Se nos cuenta que si la forma de la mesa, que si los colores del decorado, que si los tiempos y el sorteo de quién habla antes. Se nos cuenta que son de vital importancia el maquillaje, la luz del plató y las corbatas que van a lucir. Y al final hemos asistido a una actuación de Pimpinela calcada a la que tienen en el Congreso (cuando se dignan a aparecer por allí) o en cualquier otra ocasión.

Nada de propuestas, nada de cambios reales. El uno que si ETA y los inmigrantes, el otro que si Aznar era muy malo y los artistas están con nosotros. Pan nuestro de cada día.

Creo que hay otras personas que quizás si tengan intenciones de realizar cambios, que quizás se atrevan a abrir un debate sobre las listas abiertas, sobre el modelo de estado, hacer algo con el Senado, etc. Pero esas personas no estaban en esa mesa.

Si alguien esperaba que nos contasen cómo vamos a hacer para tener un techo bajo el que vivir estará preguntándose a qué hora empieza ese debate.

Mañana ambos habrán ganado y perdido a la vez, pero quien viene perdiendo es esta democracia y el pensamiento libre.

No hay comentarios: