27.1.08

El fútbol es asín.

Hay cosas que me entristecen en la misma medida que me avergüenzan. Quiero hablaros hoy de lo que cada domingo sucede en el bar que suelo ver los partidos del Athletic, y supongo que en unos cuantos bares más.

El fervor que el equipo bilbaíno (y el resto) suscita, no se reduce a que todos los seguidores animemos y aplaudamos las jugadas, escasas, de los rojiblancos. Qué va. La taberna se convierte de repente en poco menos que un circo romano en el que, y he aquí el quid de la cuestión, afloran las palabras más insultantes, la peor educación posible, en definitiva, las pruebas más evidentes de que nuestros ancestros fueron los monos.

Entiendo que el deporte, y sobre todo éste que nos ocupa, a veces nos haga decir cosas fuera de lugar, no sé, será eso de los sentimientos y de llevar los colores en el corazón o lo que sea. El problema es que la delgada línea, anoréxica perdida en este país al parecer, que separa la afición acérrima con el hooliganismo se pasa en demasiadas ocasiones, o eso me parece a mí.

“Negro de mierda”, “hijo de puta”, “mátalo”, “que se muera tu madre cabrón” son frases que se escuchan con demasiada facilidad. La que más me impresiona es la primera, las otras tres casi se han convertido en expresiones populares sin sentido literal apenas. Pero la primera frase se lanza al viento y se pasea por todas las cabezas de los que asistimos al partido, también por las cabezas de los negros que pueda haber allí, y da igual, da lo mismo. Y al que se lo ocurra quejarse de tal actitud que se ande con ojo porque, aunque parezca mentira, lo que no vende hoy por hoy es la educación. Si tú no actúas igual, no eres un seguidor de verdad.

Pero es tan sólo un ejemplo de lo ridículo que es ver a cierto tipo de hinchas soltando sapos y culebras como si les robasen el sueldo, enfadándose hasta con el apuntador, insultando a todo aquel que no es seguidor de su equipo, incluso dispuesto a salir a la calle si las cosas se tuercen a arreglar el asunto “como un hombre”. Y esto último aún no ha sucedido pero todo llegará.

Es increíble la mala educación que pueden demostrar algunas personas por un equipo de fútbol, la intolerancia, como un amigo siempre dice: el borreguismo. Y toda esta muestra de desarrollo humano tiende a ofrecerse incluso entre sus nenes más pequeños, sí, sí, para que aprendan bien lo que es el Athletic, el equipo al que tienen que querer y, sobre todo, lo maduro, educado, responsable y tolerante que es su progenitor, dispuesto a enseñarle lo verdaderamente importante en la vida, lo que le hará crecer como persona y las cervezas que un hígado puede soportar un domingo por la tarde.

Aupa Athletic.



Edito: Otro post sobre esto mismo en Irribarreak lantzen.

6 comentarios:

Ricardo dijo...

Hola Oskar,

Pues imáginate lo que llegamos a ver en el propio campo los que además de aficionados somos lo suficentemente bobos para pagar una cuota de socio.

Estoy harto de ver cómo insultan y descalifican con adjetivos que hieren a las personas que tienen alrededor. Y peor, como rien los insultos de sus hijos de 10 años. A mí no se me olvida el zaplasteko que me dio mi aita en la boca el día que se me ocurrió llamar a un arbitro "tonto". Seguro que lo hizo con mucho cariño, y quizá por eso ahora me escandalizo de lo que veo.

Aupa Athletic y la gente que quiere divertirse con esto del deporte, porque hay que ser borrego para que nos guste el fútbol...

Manu dijo...

Primero quiero aclararle a Ricardo que a quien es del Athletic (como yo), dificilmente le gusta el futbol, ultimamente son conceptos incompatibles.
Dicho este pequeño apunte, quería hacer una reflexión cercana al tema del post, que me surgió el otro día y probablemente por pereza no publiqué en mi blog.
En el partido de copa contra el Racing de Santander se corearon una serie de cosas que me parecen gravísimas, y que también tienen aquí su réplica.
Cuando ya iba ganando el Racing y en pleno extasis se marcaron como objetivo de provocación cantar el "Que Viva España", lo cual me resulta ridículo como forma de provocación pero tiene su efecto, y su homónimo en San Mamés donde se canta cada partido el ikusi mendizaleak sólo porque en un momento dice euskaldunak gara, gora euskal herria, euskalherrikoak y así. Luego en Cantabria vino el no son leonés son maricones a modo de insulto, que no sé qué tal sentaría a los homosexuales racinguistas que presumiblemente habría en el campo, pero a esto también estamos acostumbrados.
Por último y como más grave de todo, y aunque no ha salido en ningun medio, hubo un momento en que la hinchada coreaba claramente A-SE-SI-NOS, lo cual me impresionó bastante, ya que yo siento que tengo mucho de athletic y nada de asesino, pero tampoco tengo valor para echar demasiado en cara, ya que cada domingo se canta una canción relacionada con las bombas y el goma 2 en San Mamés, situación que no creo que necesite recalcar lo vomitiva que me parece.
Me había quedado con ganas el otro día de hablar de ciertos lamentables espectáculos que se dan en los estadios de futbol y me lo has puesto a huevo: gracias Oskar.

Ramón dijo...

Hace unos dias hable en mi blog sobre la violencia en el futbol. Oskar, una frase tuya dice que hay gente dispuesta a salir a la calle a arreglar las cosas si se tuercen y que aún no ha sucedido.

Yo no puedo decir lo mismo, en mi post hablo sobre una noticia ocurrida en Barakaldo, chavales de 15-21 años dieron una paliza a dos personas a la salida de un partido de futbol. No se lo que motivaría la agresión pero seguro que no tiene justificación alguna. A pesar de que alguno de los participantes se empeñe en aclarar que no hubo bates de beisbol, a mi me es indiferente porque lo que si hubo fue paliza.

Me parece que demasiadas cosas se nos están llendo de las manos y no se están dando buenos ejemplos. Incluso cuando lo intentamos, porque yo ahora mismo
me siento un poco derrotado por no decir culpable de esa agresión.

http://irribarreaklantzen.blogspot.com/2008/01/bien-ya-queda-probado-que-en-barakaldo.html

Héctor dijo...

Oskar, no sabes cómo me alegra que hayas escrito este post y de que me des la oportunidad de escribir aquí mi opinión sobre el tema. Sobretodo, visto lo visto últimamente en ese supuesto "templo" del athletic en forma de bar donde solemos ver los partidos de nuestro equipo, y más concretamente ayer.

En primer lugar he de decir que lo que ayer aconteció en ese bar (me refiero a esas muestras del ya mencionado "borreguismo futbolero") me afectó de una manera fuera de lo normal. Tanto que según llegué después del partido a casa, se lo comenté a mi madre, y tanto que hoy se lo he contado a dos amigos más.

"Si tú no actúas igual, no eres un seguidor de verdad." Esa frase que has puesto resume un poco el tema. Eso fué más o menos lo que ocurrió ayer, que una persona, comprensiblemente vejada por este comportamiento injustificable (en forma de insultos/improperios/malos gestos de todo tipo) de cierto energúmeno, al pedirle que por favor se callara ya, se vió "acusado" de muy malas formas de ser un seguidor del equipo contrario, e "invitado" a irse animar a dicho equipo a "su puta casa", que él ya estaba en la suya.

Estoy seguro casi al 100% que estas dos personas eran del mismo equipo, pero digamos que tenían actitudes "ligeramente" distintas ante el mismo espectáculo. Una, la de un ser racional, y otra, la de un ser irracional.

Y digo yo, ¿quién le dice a ese energúmeno que está en su casa? "Perdona, no estás en tu casa, estás en un bar, y a mí, como a mucha gente, me estás dando el partido..." Esas palabras sonaron en mi cabeza a la espera de ser soltadas por mi boca. Pero no salieron nunca, supongo que por miedo ante la actitud tan agresiva del susodicho, por el shock causado ante lo que mis ojos/oídos estaban viendo/oyendo, o por no meterme en medio simplemete. No se explicar muy bién ahora el por qué.

Yo no soporto la violencia verbal gratuita. No estoy acostumbrado a ella, no la he vivido nunca en mi entorno y si como ayer, la tengo presente en el lugar en el que estoy viendo un partido de mi equipo de fútbol, pues lo paso mal, muy mal. Se me amarga el partido.

Supongo que las personas mínimamente optimistas tendemos (me voy a meter en el saco) a sacar siempre una lectura positiva de todas las experiencias vividas, aunque sean malas. En este caso, ésta lectura la he sacado en el hecho de ver a mis amigos y a mi familia no dispuestos a tolerar ese tipo de expresiones. Tengo la suerte de estar rodeado de personas, y eso me reconforta.

Aupa Athletic.

Rayo dijo...

A mí casi nunca me ha gustado el fútbol. Tengo que decir que lo "sufro" con frecuencia, ya que vivo en una sociedad muy futbolera (y no culpo a nadie, ojo). Me desagrada en parte por que me parece muy aburrido y en gran medida por que veo en los espectadores unas emociones muy desproporcionadas, es la visceralidad en estado puro. Visto desde fuera, te encuentras situaciones muy borregas, imparciales, cavernícolas, harmonizadas, pero sobre todo incívicas. A veces digo que me da envidia no sentir esas emociones que sienten mis amigos cuando ven un partido; pero en cambio, prefiero economizarlas para lo que de verdad importa, en lugar de pasarlo mal por que el athletic pueda bajar a segunda…

En cierto modo el borreguismo es casi mayoritario, no hay nada más que poner un sonómetro en San Mamés cuando hay algún penalti a favor del equipo contrario, aunque el juicio del árbitro sea objetivamente correcto. Por no hablar de situaciones como las relatadas, o como cuando ví en San Mamés como tiraban un lavabo (no es coña) desde una tribuna a la grada en la que estaba la afición del equipo visitante…

Como no puedo cambiar el mundo, seguiré sufriendo el fútbol… Pero me niego a levantarme de una silla y gritar como un energúmeno a menos que me toque la lotería. Por el espíritu deportivo!

Axi dijo...

Hola a todos, hace ya tiempo q no pasaba por aqui para dejar mi granito de arena, pero este tema me llega al corazoncito, y es q el ATHLETIC es mucho ATHLETIC.

Yo me definiria como uno de esos aficionados viscerales q comenta Rayo, pero no un borrego.

Cierto es q dependiendo de como vaya el partido, y sobre todo de mi estado anemico y alcoholico insulto mas o menos, sobre todo al arbitro y a los jugadores de mi queridisimo ATHLETIC; me cago en su padre..., en su madre..., en sus muertos... y en todos los santos, en los dias de mayor desesperacion incluso le arreo algun manotazo a la barra del bar, pero nunca he ido ni tengo intencion de ir mas alla, eso si q es de borregos.

Como ayer en San Mames, q a uno le pusieron calentito por celebrar el primer gol del Santander en uno de los fondos. A quien se le ocurre de todas maneras, para mi que el pobre era un hincha del ATHLETIC q habria perdido una apuesta, porque hace falta estar zumbado.

Curiosamente, la barra q aporreo de vez en cuando es la del bar en el q Hector presencio los hechos, y he de decir, q aun considerandome bastante irracional en lo q al ATHLETIC se refiere, lo q esta pasando últimamente por alli me da vergüenza ajena.

Cada vez son mas habituales los gritos de “puto negro”, "maricon de mierda", o “españoles hijos de puta” como los de ayer al finalizar el partido contra el Santander en la CATEDRAL, eso es denigrante y vergonzoso (espero q no salieran por TV), o la version adaptada del "Que viva España" por "Que puta es España". Esto es rebajarse al nivel de la “exquisita” aficion Cantabrona y cia, aunque no tenga yo muy claro quien se rebajo primero.

QUE SOMOS EL ATHLETIC COÑO, no cualquier equipucho de tres al cuarto y hasta en estos momentos dificiles, de juego penoso y sufrmiento seguimos y seguiremos siendo lo mas grande q ha parido madre.

De todos modos Rayo no estoy contigo en la teoria de economizar emociones, cuantas mas mejor, ya sean cosas "importantes" o "triviales", unicamente calificables por cada individuo. Espero conservar esta actitud, seguir siendo un forofo mas o menos empecinado del ATHLETIC pero no convertirme en un HOOLIGAN de nuestro club.

AUPA ATHLETIC BETI ZUREKIN