27.3.07

Bipartidismo

La reflexión sobre la tendencia que sigue este país en los últimos años respecto a la diversidad política no es algo nuevo para mí, aunque es cierto que hay un hecho que me ha llevado a publicar esta entrada.

Hace algunos días vi un anuncio en La Sexta que publicitaba el programa “Sexto Sentido”. Yo había visto el programa antes pero el formato era otro, o quizás esto que voy a comentar es una parte del programa, lo desconozco. En el anuncio, y en el programa como he podido ver después, se habla de un debate sobre la situación política actual entre el Partido Popular y el PSOE. Y no es que sea un hecho aislado, es que siempre es así en este espacio, se plantean los temas más candentes en lo que a política nacional (y algo de internacional) se refiere y representantes de ambos partidos discuten en torno a ellos.

Entiendo que es una evidencia que hoy por hoy son dos los partidos que pueden aspirar a gobernar en España. En realidad solo existen tres partidos con fuerza a nivel estatal (PSOE, PP e IU) y es claro que los dos primeros están a años luz del tercero. Las razones que han derivado en esta situación supongo que son múltiples. Entre ellas la polarización existente en los medios de comunicación controlados por estos dos gigantes políticos que, normalmente, poco o nada tiene en cuenta al tercero y, si se habla de los regionales, no suele ser precisamente para hacer propaganda de ellos.

La obviedad de esta situación, y mi debilidad por Mamen Mendizabal (conductora del programa), no han hecho que me resulte menos alarmante el formato del espacio televisivo mencionado. Parece que es de interés general el que la vida política del país llegue a esta situación, es decir, parece de interés general que los ciudadanos no tengamos mucha opción a la hora de elegir y puede hasta resultar extraño no decantarse por alguna de estas dos formaciones a la hora de votar, opinar, etc. Y además parece necesario también que si tus simpatías son muy concretas hacia una de las dos debes fustigar a quien sea de la otra. Vaya, como ser forofo del Real Madrid o el Barcelona.

Al final la tendencia consiste en que haya dos opciones, no muy distantes en la práctica, que vayan alternando su estancia en La Moncloa. A mí me parece bastante desalentador. Me queda la diferencia sustancial que existe en torno a este tema a nivel de Euskadi.

No hay comentarios: