4.10.06

¿Por qué?

Hoy he visto en la televisión algo que, no siendo una novedad, me ha impactado. Entre esta noticia y la anterior que habían emitido (el video de un niño acosado por sus compañeros de clase) se me han humedecido los ojos y la verdad es que la tristeza se ha hecho por unos instantes un pequeño hueco en mí.

Un hombre que esta esperando un hijo. Un hombre casado. Un hombre de 31 años de edad. Un hombre con trabajo estable. Un hombre al que hoy han metido en la cárcel por un delito cometido hace años. Así las cosas no se si existe debate o no. Quizás simplemente no ya que es un delito por el que no ha tenido que pagar. Pero sí. Pasó ya un año en chirona.

Ahora vamos con el delito en sí. ¿Asesinó a alguien? No. ¿Acaso ayudó en el asesinato de alguien? No. Y está claro que estos dos no son las únicas causas por las que una persona puede pagar con la cárcel a pesar de haber pasado mucho tiempo, pero resulta que este hombre, como todas las personas del mundo, tiene unos condicionantes a su alrededor: "Yo soy yo y mis circunstancias". El ahora reo es encarcelado por un delito de narcotráfico que cometió hace años. En aquella época era drogodependiente. Hoy no lo es. Se ha rehabilitado. Pero aún así debe, según la sentencia, pasar los próximos cuatro años de su vida entre rejas.

Esto me lleva a preguntarme cual es la razón o el sentido de la cárcel y si para todas las personas debe ser lo mismo. Está claro que por un lado está la reinserción y por otro la seguridad ciudadana. Es decir, encarcelar a una persona que sabes que no va nunca a reinsertarse puede responder a la necesidad de que los delincuentes no campeen a sus anchas por las aceras de nuestros pueblos. Alguien que ha asesinado a sangre fría, sin ningún remordimiento pero en su sano juicio puede que nunca más vuelva a matar pero tampoco por ello debe ser alguien que viva como si nada hubiera hecho. Pero creo que esta persona está en una situación distinta. Su delito seguramente venía provocado por su condición de drogadicto lo cual no le exime de responsabilidad. Lo que si sucede es que esta persona hoy por hoy ni es narcotraficante ni consume drogas. Y que haya dejado su adicción creo que todos sabemos lo difícil que puede llegar a ser. Vive una vida tranquila y normal. Como cualquier persona. Con un trabajo legal. Con una compañera. Y en cuestión de meses con un hijo.

Pero hoy este hombre ha ingresado en la cárcel. Las drogas le sesgaron la vida una vez. La "justicia" otra. Y todo el mundo sabe que el lugar donde más droga se mueve no es el barrio más marginal de tu ciudad. Que va. Es la prisión.

¿Qué gana la sociedad con esta decisión?

Technorati Tags: , , , ,

5 comentarios:

Manu dijo...

El debate está en las diferentes formas de entender el objetivo final del sistema judicial y penitenciario, si este fin es el castigo, la reinserción o ambas.
En cualquiera de los dos casos que entra el castigo de por medio esta sentencia sería justa, vendió droga, ahora debe pagarlo; sin embargo, si el objetivo final asume los errores de las personas y los condicionantes, y se centra en la reinserción, en ese caso la sentencia sería una cagada integral, ya que el hombre está arrepentido y rehabilitado.
Para mí el castigo no es la solución, y las personas está demostrado que respondemos mejor frente a refuerzos positivos, que en este caso sería continuar con su familia y su vida.

Manu dijo...

Por cierto, zorionak, has pasado de las mil visitas, lo cual no es nada fácil.
Ánimo y sigue currándotelo que da gusto pasarse por aquí.

Anónimo dijo...

La justicia rara vez es justa, admitamolo

Oskar dijo...

Muchas gracias Manu. Sí, estoy de acuerdo. Es la manera de ver la justicia. ¿Para qué está? Creo que el castigo, por alguna razón, es lo que se persigue hoy por hoy como solución a los delitos.

Es cierto, y lo admito, la justicia rara vez es justa. Pero conformarse no sirve para nada supongo.

Noe ^^ dijo...

Estoy de acuerdo con Manu.

Cuando yo era peque (ya, ya se que lo sigo siendo xD) "viví" un tema similar de cerca, y tras salir de la cárcel, era la misma persona que cuando cometió el delito, toda su vida intermedia se fue al garete por 2 años de cárcel y unos cuantos gramos de más para pagarse el siguiente pico.
A una vecina la oí decir "Si ha caido tan fácilmente (cómo si ella se hubiera drogado alguna vez y supiera lo que es el mono) es que realmente no se ha reabilitado".
No creo que haga falta explicar el asco que, unos pocos años después, al recordar el asunto, me provocó el comentario y por qué; que está bastante claro.

Por desgracia me he criado en un barrio en el que casos así eran comunes, incluso ya no por narcotráfico (a cualquier cosa lo llaman así, y luego, los narcos de verdad, nadando es sus piscinas climatizadas de la costa noroeste de este, nuestro amado país), sino por hurtos menos, tirones y robos a punta de jeringuilla.

Como se ha dicho, no es cuestión de que "ah bah, está reabilitado, le quitamos el castigo"; es cuestión de analizar cada caso punto por punto y ver cual es la mejor solución, o mejor dicho, el mejor castigo. Hay infinidad de ellos, y no tienen porque solucionarse por la vía fácil, las rejas.