16.8.06

Pajarracos en la cabeza

La mente, o el alma, es un amplio cielo donde, con nubes o sin ellas, no es difícil que una bandada de pájaros pueda echar a volar. Y vuelan. Puede que muy alto en ocasiones alegres y a ras de suelo si este cielo está encapotado y amenaza tormenta.
No es malo que dejemos a los pájaros volar en nosotros, quizás su exagerado vuelo, lejano e inalcanzable, nos marque horizontes a los que queremos llegar y, aunque nunca los toquemos, podemos seguir caminos, fantasiosos sí, pero cargados de sueños y buenas intenciones.
Pero igual que todo cielo no es agradable, los pájaros que lo invaden no tienen porque serlos. Y me refiero, sobre todo a ciertos pajarracos. Cuando nuestra mente es tierna los pájaros entran a cienes, como cuando vemos todas esas aves migratorias. Y esto, queramos o no, nos marca de alguna manera. Escribo preocupado por lo que veo en muchos adolescentes (y no tan adolescentes) muy a menudo. En muchos los pajarracos han ganado la batalla.



Parecidos razonables.

Estos pajarracos pueden tener diversas formas, pueden ser aguiluchos que gustan de anidar en esvásticas o banderas preconstitucionales, o como es más común por aquí, aguiluchos negros y repugnantes que disfrutan sobrevolando cielos amarillentos. Estos últimos, alimentados por falsas leyendas y macabras intenciones, se han hecho un hueco muy importante en Euskal Herria, y lo que mas me duele es que haya tantos chavales dispuestos a darles de comer.


Todo esto viene a una anécdota que me sucedió hace unas semanas en las fiestas de mi pueblo, Romo. Yo estaba, tranquilamente, tomando un trago cuando un chavalito, que ahora se que debe tener unos 18 años, se pone a menos de medio metro de mi y empieza a cantar (mirándome a la cara):" ¡español el que no bote! ¡español el que no bote!". Yo, ya que él me miraba fijamente, le miré también. Fue entonces cuando le pregunté si eso me lo decía a mí y me lo decía por algo. El contestó que sí, que ya sabía yo por qué y que ya veía que yo no botaba. Le dije que no lo hacía porque no me daba la gana y porque me parecía una tontería. El, que con esto no debía estar muy contento, empezó a calentarse y me dijo cosas que no recuerdo claramente pero que supongo que vienen a decir que soy un fascista opresor de los estados español (y francés, claro). Le comenté que no me conocía, que no estaría de más que leyese más, se informase y que podíamos hablar tranquilamente cuando él quisiera. Su respuesta textual: "a que te rompo la cabeza con la botella" (mientras sujetaba una botella de coca-cola con la mano y me la mostraba). Le pregunté a ver si esa era su manera de arreglar las cosas. Me dijo que sí y que igual me partía la boca. Bien, la cosa se relajó porque mi hermano andaba cerca, es de su edad y son bastante conocidos.
Como digo, gente así hay bastante por aquí, de hecho supongo que es la única manera de que exista un apoyo social (no amplio pero mayor de lo deseable) hacia una banda terrorista. Y bueno, en los tiempos que corren, que chavales de 18 años y menos, alentados por sus coleguitas de herrikotabernas, tengan estos pajarracos en la cabeza, es poco esperanzador. Se que es una minoría, pero es una minoría que hace lo que le viene en gana y que no ofrece alternativas positivas a las futuras generaciones. Y me da mucha pena.
Como he comenzado diciendo no creo que sea malo, de vez en cuando, tener pájaros en la cabeza. Lo que es preocupante es que estos pájaros sean engullidos por pajarracos. Yo, por si acaso, intentaré hacer fuertes los nidos que cobijan mis sueños.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Gabon txikitxu!
Ya que vivi el altercado muy de cerquita tengo que hacer una aclaración: Era una botella de sidra,no de coca-cola ;)
Beno barkatu,badakit tema serioa dala,baina mutila ezagututa(izan ere gehiegi ezagutu ez arren pixka batekin nahikoa da) ez zait arraroegia iruditzen erreakzio hori beregan,eta pena bat da.
Eta amaitzeko,azken aldian,ezer baino gehiago "skin" izatea -edo horren itxura eramatea- da alde hauetan gehien eramaten dena,eta noski,guztion artean makro-borrokak antolatzea.
musutxu handi bat zuretzako!!!

Manu dijo...

Me has dejado bastante flipado y siento que tuvieras que vivir eso.
¿sabes a qué venía el tema? bueno supongo que tampoco tiene demasiada importancia cómo empezó, pero desde luego a mi me asusta mucho pensar que alguien empiece así algo, y que diga tan abiertamente que su única alternativa para solucionar algo es dando dos ostias al que tiene enfrente y piensa diferente.
Algunos han sorbido tanto el seso a ciertos sectores que espero que no se den cuenta de repente que la cosa se les ha ido tanto de las manos que no lo controlan.
En cuanto a los pájarracos, nunca me he preocupado por saber la historia del arrano beltza porque nunca me ha importado lo más mínimo y ya que lo comentas, siempre me he preguntado cómo no les da cierto tufillo a los que se erigen como adalides de la lucha contra el fascismo usar precisamente algún que otro símbolo tan semejante, y a la imagen que has puesto me remito.
Sin más, un abrazo enorme y que no tengamos que vivir de esas como la de Romo nunca más...

Rayo dijo...

A pesar de que ETA ha declarado un alto al fuego permanente hace unos meses, en Euskadi todavía conservamos el terrorismo ideológico que nos ha acompañado toda la vida. En el telediario ya no hablan de atentados, pero seguimos sin poder decir lo que pensamos.

Lo verdaderamente lamentable del “incidente” de las jaias es que te haya cuestionado una persona que representa a la perfección el dicho “La violencia es el argumento de los que no tienen argumentos”. Me sentiria muy ruin si alguien desbancase mis principios en un minuto de conversación…

Me ha gustado mucho la introducción que has hecho hablando de pajarracos. En el caso de este chaval no se si el arranobeltza ha atacado cruelmente su mente, (ya que esta es joven e influenciable) o ha sido él mismo el que le ha hecho el nido para rellenar los vacíos y carencias de la misma. Y es que sentirse participe de un grupo que refuerza tus conductas y barbaries es una opción interesante para elevar tu autoestima y dejar a un lado las frustraciones.

He dicho

Manu dijo...

Oskar, aunque sólo sea por el día de ayer en mi blog, nos merecemos un pote juntos en jaias de Bilbo, aunque parece que hoy continúa.
Invito yo.
Un abrazo.

Oskar dijo...

Eso esta hecho.

Oskar dijo...

wikipedia informa:
El arrano beltza ("águila negra" en Euskera) es un antiguo símbolo vasco y navarro que representa un águila negra sobre fondo amarillo y que es utilizado sobre todo (aunque no exclusivamente) por nacionalistas vascos como símbolo de Euskal Herria.


Arrano Beltza contemporáneo
Sello del rey de Navarra
En un mural de Batasuna en Guipúzcoa en 2003El águila negra es en origen el sello del rey Sancho el Mayor de Navarra, que, al incorporar Aragón y Castilla, tuvo bajo su corona a todos los territorios que en Euskera se llaman Euskal Herria, es decir, los territorios de lengua y cultura vascas, incluyendo los tradicionalmente castellanos, ya que su reino abarcaba desde Galicia hasta el Mediterráneo. Desde una interpretación nacionalista vasca, el reinado de Sancho el Mayor constituye un antecedente histórico de sus aspiraciones de unificación de los territorios de lengua vasca en un solo Estado independiente. Desde una perspectiva nacionalista española, es uno de los primeros intentos de la nación española.

El emblema es utilizado sobre todo por la llamada izquierda abertzale, que lo considera "el símbolo más antiguo de la territorialidad de Euskal Herria". Dicho uso se enmarca además en un afán de búsqueda de símbolos y términos que vayan más allá de la iconografía creada por Sabino Arana. Así, aparte de la ikurriña (bandera del PNV y oficial en el País Vasco), de origen aranista, se utilizan cada vez más la amarilla del águila negra y la roja de navarra, consideradas símbolos más genuinos de Euskal Herria. Por la misma razón, los abertzales han venido sustituyendo en su vocabulario el término Euskadi, también un neologismo aranista, por el histórico Euskal Herria ("Euskadi", por otra parte va quedando cada vez más circunscrito al País Vasco).

Algunas organizaciones españolistas del País Vasco y Navarra utilizan también el emblema del arrano beltza, al que consideran, al contrario que los nacionalistas vascos, símbolo de la unidad española. En defensa de esta idea alegan que Sancho el Mayor aparece en muchos documentos nombrado como rex Hispanorum regum, esto es, "rey de los reyes de los hispanos" (o de los españoles), lo cual, a su juicio, demuestra que en el Reino de Navarra se tenía la percepción de España como unidad territorial e histórica a pesar de su división política. Sancho el Mayor fue además quien convirtió a Castilla en reino al legársela a su hijo Fernando, y el águila utilizada por sus reyes y reinas en lo sucesivo hasta Isabel la Católica procedería del arrano beltza.
Sello del Rey de Navarra: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/4/4b/AntsoVIIArrano.JPG/180px-
Y es muy curioso que tanto unos nacionalistas como otros compartan símbolos, hechos históricos, reyes...jajajajajaja

Anónimo dijo...

vosotros les distéis alas a esas aguilas negras, asi que aguantaros o combatirlas, pero no lloréis como nenas ni os extrañéis de que existan, porque mientras acojonan a españolistas no pasa nada, pero cuando siguen con el resto, entonces os preguntáis ¿de donde han salido estos?

Oskar dijo...

eso de que mientras acojonan a españolistas no pasa nada...date una vuelta por el resto del blog por favor y hazlo, si puedes, sin la imagen preconcebida que tienes sobre mis ideas