28.8.06

La joven del agua

Seguro que no te has olvidado. Seguro que a pesar de todos los cambios que vas experimentando todavía te acuerdas. No dudo de que a pesar de que tus gustos, tus costumbres, tus prioridades, tu manera de ver el mundo,...a pesar de que todo esto no es igual en ti que hace 10, 15, 20 años, todavía guardas eso.

Todavía eres capaz de ver y sentir muchas cosas que igual no existen o simplemente otros no son capaces ya de ver o sentir.

El tiempo pasa. No hay quien detenga los relojes. Creces (o no). A algunos hasta se nos cae un poco el pelo ya. Responsabilidades. El segundero es capaz de clavarse en tu corazón hasta que lo olvides. Es capaz pero seguro que contigo no lo consigue. Seguro que tú todavía sabes. Las hojas de los calendarios que vamos rompiendo intentan acorralarte. Pero no te dejes.


Juega. No hace falta que sean los mismos juegos. Simplemente juega.

Sueña. No hace falta que sean los mismos sueños. Simplemente sueña.



Y ten miedo de vez en cuando. Y llora.

Imagina. Inventa.


Si quieres, tus ojos nunca dejarán de brillar.

Te la recomiendo

24.8.06

Cien euros al mes

Anoche el siempre puntual e injustificado insomnio volvió a visitarme. Normalmente recurro a leer un libro -en este caso El Médico de Noah Gordon- pero este libro me gusta demasiado como para albergar la esperanza de que me pudiera llevar al sueño. Cambio de planes. Decido escuchar la radio. Y de este plan B lo que hoy escribo.

Mientras escuchaba, sin prestar demasiada atención, un programa en la radio - Hablar por hablar, de la SER-, de repente meten una llamada que por lo que sea llamó mi atención sin darme apenas cuenta. Al habla un chico que no parecía demasiado mayor, calculo que rondaría los 35 años. Llamaba diciendo que estaba desesperado, que tenía miedo del futuro. Este chico era disminuido psíquico. Trabaja en un centro ocupacional, en el que lleva desde que terminó 8º de EGB. El chaval se expresaba muy bien, muy correcto y con mucha sensatez. Dijo que trabaja de lunes a viernes de 9 de la mañana a 17 de la tarde. Se dedica a colocar etiquetas en la ropa.

Muy bien, este chico cobra 100 € al mes. Trabaja unas 35- 40 horas semanales.

Esa era la causa del miedo que tenía del futuro. Vive con sus padres y cobra una pensión de 240 € mensuales. En total cuenta, como vemos, con 340 € cada mes. Él entiende que cuando sus padres mueran el no va a poder hacer su vida. Y es normal que lo piense. Todos sabemos que una persona no puede vivir con esa cantidad de dinero. Ya llorando seguía contando que, por si fuera poco, le llevaba al trabajo un autobús de la empresa que tenía que pagar de su bolsillo. Tampoco le pagan la comida, come todos los días en el trabajo y es algo que debe costearse él.

El caso es que no yo no daba crédito a lo que escuchaba, me parecía imposible. La presentadora del programa le preguntó si no podía trabajar en otro sitio y comentó que la psicóloga del centro le dice que él no da para más. Es decir, que a los del centro ocupacional no les apetecía que esta persona saliera de ahí.

Y no entiendo, no entiendo como un centro ocupacional puede explotar así a sus trabajadores. Este es un lugar donde, teoricamente, se ayuda a personas que por diversas minusvalías se encuentran con menos oportunidades ante el mundo y la sociedad. Pero lo que estan haciendo con este chico no es ayudar, es explotar y aprovecharse de la situación. El centro o la empresa de la ropa que etiquetan ahí. Me parece una barbaridad que estas cosas se puedan permitir, que haya personas trabajando siete y ocho horas diarias cobrando esa miseria. Se supone que estos centros, además, deben posibilitar la independencia de estas personas, ayudarles en lo posible para que pueden hacer una vida lo mas normal posible y sobre todo que puedan valerse por si mismos. Esta claro que cobrando esa cantidad de dinero no puede, ni él ni nadie, valerse por sí mismo.

Cuando colgó el chico me quedé muy pensativo. Muy pensativo y muy triste. No podía entender como hay gente que hace posible estas situaciones y luego duerme tranquila por la noche. Estas cosas le dejan a uno muy mal, si quien tiene en sus manos el poder ayudar a los que peor lo tienen no hace sino ponerselo peor aún ¿en quién confiamos? Muy triste.

Luego llamo una chica, le dijo como podía hacer para salir de esa situación dándole nombres de sitios donde debía preguntar y asegurándole que lo conseguiría. Y así volvío a tener algo que decir la esperanza.

21.8.06

...y las gaviotas.

Aunque pueda parecerlo no tengo nada de ornitólogo. Aún así continúo con las aves por la actitud que tienen, y parece que seguirán teniendo, los herederos del aguilucho al que ya me referí hace unos días.
Resulta que como unos imbéciles han quemado un autobús en Donosti estos ya tienen la excusa perfecta para decir que todo este tema de, ya veis qué tontería, lograr la Paz pues que no tiene sentido. Que por qué vamos a sentarnos y hablar (qué esfuerzo) con nadie si han quemado un autobús.
Pero lo que más me impacta, viendo un poco los meses que han pasado ya desde que tres asesinos aparecieran para decir que "alto el fuego señores y señoras", es que el PP no solo no ha sabido corregir su posición o intentar unir fuerzas con los que no matan, sino que su discurso cada vez es mas contrario a intentar solucionar este tema. Yo entiendo que tras ocho años en el gobierno, tras algunas leyes estúpidas, tras la manipulación de los medios, etc. el no haber podido decir: "Hemos acabado con ETA" les pueda molestar, y que ahora, el ver que otros pueden apuntarse esa medalla (no nos engañemos, todos lo ven así en cierta medida), pues les joda muchísimo.
Y no estoy diciendo que el PP no haya contribuido a esta situación, de hecho creo firmemente que en la época que gobernaron las gaviotas se asfixió mucho a la banda terrorista y que, no cabe duda, ETA se ha visto muy debilitada y en parte esa es la razón de su "rendición". Pero una cosa es que el PP haya podido hacer algo más o menos bien y otra muy diferente es que ahora no hagan más que poner obstáculos para el fin deseado por todos. Por cierto, que el PP quizás lo que tuvo es suerte y el mérito es simplemente de los cuerpos de seguridad del estado, no lo se.
Bueno, el caso es que nos encontramos a las puertas de que el Gobierno y ETA se siente en una mesa a hablar, esta vez de manera oficial. Estamos ante una de las situaciones más deseadas por casi todos: que no vuelva a haber ETA nunca más. Y aún así el partido que representa a casi la mitad de los españoles (¿se puede decir "español" a estas horas?) se cierra en banda y dice que no, que "me pico y no respiro y no juego". Pues bien, así lo único que tenemos es más dificultad para todo. Pero nada, quédense tranquilos, si sale mal la jugada sin ellos en el terreno de juego siempre podrán decir que la culpa la tiene el entrenador Zapatero.

18.8.06

Leizean Murgilduz III . David González

Gaur David Gonzálezen poema bat aukeratu dut leizean murgiltzearren. Gizon hau ez da oso esagutua eta ziur aski gehienak ez duzuela inoiz honi buruz ezer entzun. Egunen batean, ia ez dut gogoratzen nola izan zen, bere poema batekin topo egin nuen eta azkenik liburu bat erosi nuen interneten bidez: "El amor ya no es contemporáneo" antologia bezalakoa. Orduan harrituta geratu nintzen bere idazteko modu ezberdinarekin, bere errealismo eta gordintasunarekin hunkituta batez ere.
Aukeratu dudan poema Davidek gartzelan izandako esperientzi batekoa da, agian urte asko igaro zituen bertan bere olerkiak irakurrita.
Irakurriko duzuen poema azken urteetan gizartean ikusten dudanaren arabera aukeratu dut , batez ere gazterian: drogen mundua. Egunen batean hemen bertan hitzegingo dut honi buruz. Momentuz hemen duzue David Gonzalezen "El Tigre":

Yo me picaba de vez en cuando, pero estaba muy lejos de adquirir el hábito.
WILLIAM BURROUGHS
EL TIGRE

Javi tenía tatuado
un tigre en el antebrazo.
Bueno, no sé si era
un tigre o un leopardo,
algo así,
y se chutaba en las pintas
de la piel del animal
porque de esa forma
no se le notaban las marcas.
Y así siempre.
Hasta que un día
el tigre se cansó,
y le comió el brazo
de un mordisco.

16.8.06

Pajarracos en la cabeza

La mente, o el alma, es un amplio cielo donde, con nubes o sin ellas, no es difícil que una bandada de pájaros pueda echar a volar. Y vuelan. Puede que muy alto en ocasiones alegres y a ras de suelo si este cielo está encapotado y amenaza tormenta.
No es malo que dejemos a los pájaros volar en nosotros, quizás su exagerado vuelo, lejano e inalcanzable, nos marque horizontes a los que queremos llegar y, aunque nunca los toquemos, podemos seguir caminos, fantasiosos sí, pero cargados de sueños y buenas intenciones.
Pero igual que todo cielo no es agradable, los pájaros que lo invaden no tienen porque serlos. Y me refiero, sobre todo a ciertos pajarracos. Cuando nuestra mente es tierna los pájaros entran a cienes, como cuando vemos todas esas aves migratorias. Y esto, queramos o no, nos marca de alguna manera. Escribo preocupado por lo que veo en muchos adolescentes (y no tan adolescentes) muy a menudo. En muchos los pajarracos han ganado la batalla.



Parecidos razonables.

Estos pajarracos pueden tener diversas formas, pueden ser aguiluchos que gustan de anidar en esvásticas o banderas preconstitucionales, o como es más común por aquí, aguiluchos negros y repugnantes que disfrutan sobrevolando cielos amarillentos. Estos últimos, alimentados por falsas leyendas y macabras intenciones, se han hecho un hueco muy importante en Euskal Herria, y lo que mas me duele es que haya tantos chavales dispuestos a darles de comer.


Todo esto viene a una anécdota que me sucedió hace unas semanas en las fiestas de mi pueblo, Romo. Yo estaba, tranquilamente, tomando un trago cuando un chavalito, que ahora se que debe tener unos 18 años, se pone a menos de medio metro de mi y empieza a cantar (mirándome a la cara):" ¡español el que no bote! ¡español el que no bote!". Yo, ya que él me miraba fijamente, le miré también. Fue entonces cuando le pregunté si eso me lo decía a mí y me lo decía por algo. El contestó que sí, que ya sabía yo por qué y que ya veía que yo no botaba. Le dije que no lo hacía porque no me daba la gana y porque me parecía una tontería. El, que con esto no debía estar muy contento, empezó a calentarse y me dijo cosas que no recuerdo claramente pero que supongo que vienen a decir que soy un fascista opresor de los estados español (y francés, claro). Le comenté que no me conocía, que no estaría de más que leyese más, se informase y que podíamos hablar tranquilamente cuando él quisiera. Su respuesta textual: "a que te rompo la cabeza con la botella" (mientras sujetaba una botella de coca-cola con la mano y me la mostraba). Le pregunté a ver si esa era su manera de arreglar las cosas. Me dijo que sí y que igual me partía la boca. Bien, la cosa se relajó porque mi hermano andaba cerca, es de su edad y son bastante conocidos.
Como digo, gente así hay bastante por aquí, de hecho supongo que es la única manera de que exista un apoyo social (no amplio pero mayor de lo deseable) hacia una banda terrorista. Y bueno, en los tiempos que corren, que chavales de 18 años y menos, alentados por sus coleguitas de herrikotabernas, tengan estos pajarracos en la cabeza, es poco esperanzador. Se que es una minoría, pero es una minoría que hace lo que le viene en gana y que no ofrece alternativas positivas a las futuras generaciones. Y me da mucha pena.
Como he comenzado diciendo no creo que sea malo, de vez en cuando, tener pájaros en la cabeza. Lo que es preocupante es que estos pájaros sean engullidos por pajarracos. Yo, por si acaso, intentaré hacer fuertes los nidos que cobijan mis sueños.